• enersoll

La selección del módulo fotovoltaico

Aunque el precio es uno de los factores que más peso tiene a la hora de seleccionar cualquier equipo, no es el único factor que se analiza cuando se está decidiendo la compra del conjunto de módulos fotovoltaicos que formarán parte de una futura instalación solar.

Hay que tener en cuenta que los módulos suponen el 50% o más de una gran instalación, y hasta el 80% de una instalación de pequeño tamaño, además de ser responsable esencial de los resultados de producción. A continuación, detallamos cada uno de los elementos de decisión que hay que considerar cuando se afronta el proceso de compra de un conjunto de módulos fotovoltaicos.

Coste, calidad y plazo de entrega

Los tres aspectos clave en el proceso de selección de cualquier equipo industrial, que incluso es extensible a otros aspectos de la vida cotidiana, son el coste, la calidad y el plazo de entrega del bien que se pretende adquirir, o del servicio que se espera recibir. Por desgracia, no es posible adquirir un equipo que cumpla a la vez estos tres criterios en su grado máximo. Como mucho, es posible cumplir dos de estas condiciones, pero difícilmente es posible alcanzar el más alto grado de satisfacción en coste, plazo y calidad.

Así, aplicado a la selección de un conjunto de módulos fotovoltaicos, es posible encontrar en el mercado módulos de excelente calidad con un plazo de entrega corto, pero esos módulos no son baratos. También es posible encontrar módulos de excelente calidad y de bajo precio, pero el plazo de entrega seguro que no es corto, ya que estos módulos estarán muy demandados; y por último, es posible encontrar módulos con un corto plazo de entrega y baratos, pero es seguro que esos módulos no son buenos.

El ingeniero encargado de la selección del conjunto de placas que formarán parte de una instalación industrial no debe olvidar estos tres aspectos, y debe tener en cuenta que probablemente tendrá que sacrificar parcialmente uno o dos de ellos, para beneficiar a los otros aspectos. Un error en la selección puede arruinar completamente toda la inversión realizada y todo el esfuerzo puesto en juego en el proyecto .

Criterios de selección relacionados con las prestaciones (calidad)

Hablar de calidad en un módulo fotovoltaico es hablar de las prestaciones de dicho módulo y del comportamiento de éste a lo largo del tiempo (es decir, de la degradación de las prestaciones que el módulo presenta cuando es nuevo).

  1. El rendimiento del módulo. Por supuesto, este es, junto con el precio, uno de los factores más importantes a la hora de seleccionar un módulo.

  2. La madurez del módulo. Determinados módulos no están suficientemente maduros desde un punto de vista tecnológico. Se han desarrollado y probado en los talleres del fabricante, pero se carece de la experiencia real necesaria para poder afirmar que se conocen los puntos débiles del equipo y su comportamiento a lo largo de los años. Con estos módulos, que rozan lo experimental, hay que tomar las debidas precauciones, sobre todo a nivel contractual, incluso aunque aseguren rendimientos y prestaciones muy atractivas. Por otro lado, están los módulos que emplean sistemas y tecnologías suficientemente probadas y maduras. Por supuesto, debería inspirar más confianza al comprador el modelo experimentado y del que se cuenta con la experiencia de miles de placas instaladas, y de los que hay suficientes referencias técnicas. A la vez, el comprador debería huir de prototipos y modelos nuevos, a menos que obtenga importantes ventajas por asumir los riesgos que en que puede incurrir.

  3. El prestigio del fabricante. Los modelos más prestigiosos en el mercado y las marcas que tienen mayor tirón comercial lo son porque han tenido éxito técnico. Por ello, la imagen de marca debe pesar a la hora de decidir sobre la compra de un motor. En realidad son las referencias las que dan prestigio a la marca. Aunque parezca obvio hay que decir que independientemente del precio y características técnicas, solo deben comprarse módulos con buenas referencias de clientes que los usan.

  4. La trayectoria de la empresa fabricante. Empresas poco conocidas y relativamente recientes en el mercado ofrecen menos garantías que empresas con una larga, conocida y exitosa carrera. Una empresa con 15 años de antigüedad es más probable que siga existiendo después de 20 años, que sociedad mercantil con tan solo uno o dos años de vida. Algunos fracasos muy conocidos de plantas fotovoltaicas están relacionadas con el hecho de haber confiado en empresas fabricantes con una trayectoria de escasa duración en el mercado.

  5. La degradación de las prestaciones en el tiempo. Los módulos fotovoltaicos sufren una degradación del rendimiento o de la potencia con el paso del tiempo. Esto afecta a la producción y por tanto a los ingresos que se espera obtener de la planta. Los fabricantes suelen garantizar la degradación prestaciones en el tiempo, y hay que prestar mucha atención a lo que dice la ficha de características o la oferta técnica en este aspecto. También hay que tener en cuenta que una placa tiene una vida útil de 20 o 30 años, y en ese periodo el fabricante al que exigir responsabilidades puede haber desaparecido

  6. Las garantías ofrecidas por el fabricante o proveedor. Algunas garantías de prestaciones se ofrecen a muy largo plazo. La duda que surge es, por supuesto, si la empresa fabricante continuará su actividad después de 20 años, e incluso en ese caso, que tipo de contrato se ha firmado con el proveedor para exigirle tal tipo de garantía.

  7. El servicio postventa. Determinados fabricantes no tienen establecido un buen servicio postventa, siendo necesario que para cualquier intervención acudan técnicos de otros países. Esto redunda tanto en los costes (no cuesta lo mismo desplazar a un técnico que está a poca distancia de la planta que a uno que se encuentra en un país alejado) como en la rapidez del servicio, pues las intervenciones pueden demorarse en exceso si los técnicos tienen que recorrer una larga distancia. La estructura del servicio postventa, la cantidad de personal preparado para una intervención, su localización geográfica, la rotación y formación de ese personal deberían tener una importancia mucho mayor que la que habitualmente tienen para la toma de una decisión de compra.

  8. La política de repuestos también debe resultar decisiva junto a la de personal del servicio postventa. Es conveniente conocer la lista de precios de todos los materiales que puedan ser necesarios, saber el tiempo medio de entrega de cualquier material que se necesite, el stock de piezas que tiene el fabricante en el país, el que recomienda tener en la planta y que por tanto, ofertará junto con el módulo, el que tiene en otros países, los compromisos de disponibilidad de piezas durante los años que dure la garantía de suministro.

Criterios de selección relacionados con el coste

Un módulo fotovoltaico más caro no es mejor ni peor que uno más barato. El precio del módulo depende de varios factores, y no todos ellos son tecnológicos o influyen en la calidad:

  1. El rendimiento. Por supuesto, el rendimiento es el factor clave en el precio de un módulo, y hay una relación directa entre el rendimiento de un módulo y su precio

  2. La tecnología. Los espectaculares aumentos de rendimiento conseguidos son el resultado de un esfuerzo de investigación y desarrollo que tiene su coste y su precio. Por una parte es necesario pagar estas investigaciones y cualquier cliente está dispuesto a pagar más por un módulo que tenga mejores prestaciones.

  3. Los materiales utilizados. Evidentemente, la calidad de los materiales utilizados tendrán una incidencia notable en el precio final de un módulo.

  4. El fabricante. Los diferentes fabricantes tienen políticas de precios diferentes. Así, unos tendrán una política de beneficios diferentes a otros fabricantes, por ejemplo. Algunos fabricantes se han ganado fama y prestigio en el mercado, que rentabilizan con mayores precios.

  5. La política comercial. La introducción de nuevos modelos, la promoción de ventas de otros o la situación del fabricante en un momento determinado determinan que la política comercial pueda ser más agresiva o menos. Esta política, cuando tiende a potenciar la venta de un modelo determinado, siempre supone unos precios menores. Conviene investigar la razón de una bajada de precios, para estudiar si detrás de esa agresiva política hay un fracaso técnico. En cambio, detrás de una subida de precio de un módulo puede haber un éxito rotundo de una tecnología que ha hecho disparar las ventas.

  6. La coyuntura económica. Determinadas regulaciones administrativas pueden crear escenarios favorables o desfavorables para la venta de módulos fotovoltaicos. Ese incremento o disminución de la demanda afecta necesariamente al mercado y a los precios.

  7. Los costes salariales, los gastos indirectos y los gastos estructurales. Aunque algunos de estos costes no aportan nada desde el punto de vista técnico al módulo (los sueldos de los directivos, la estructura regional, los gastos del departamento comercial, etc.) es indudable que son necesarios. Unas marcas los tienen más optimizados o más repartidos, de manera que el impacto en el coste de un módulo puede ser mayor o menor

  8. La importancia del cliente. Los clientes más importantes y con posibilidad de compra futura de más motores suelen tener un trato económico más favorable que el cliente que acomete por primera y única vez una inversión.

  9. La capacidad negociadora del cliente suele ser un factor interesante. Clientes poco importantes desde el punto de vista del proveedor pero con buenos negociadores en ocasiones han conseguido mejores precios que los ofrecidos a clientes muy importantes con un potencial inversor mucho mayor.

El plazo de entrega

Muchas plantas fotovoltaicas se montan para satisfacer una demanda existente en ese momento, en el que se cuenta además con el capital disponible, con el espacio para implantarlo, con las infraestructuras necesarias, incluso con una legislación favorable. Todos estos factores pueden cambiar en un corto espacio de tiempo, por lo que el plazo de entrega del módulo puede convertirse en un elemento de decisión importantísimo.

Los módulos más demandados tienen habitualmente plazos de entrega superiores que los módulos con menos demanda. Es normal encontrarse plazos de entrega muy altos en determinadas marcas, lo que influye negativamente en la decisión de una compra.

El proceso de selección

A la hora de seleccionar con éxito un módulo fotovoltaico, es conveniente seguir todo un proceso que garantice que el módulo elegido es el más interesante para el proyecto. El proceso que se propone se basa en la realización de 7 pasos, y requiere la elaboración de una especificación y de un procedimiento de valoración técnica. El proceso es el siguiente:

  1. Realizar una especificación técnica, es decir, un documento que contenga el conjunto de condiciones técnicas mínimas que deben cumplir los módulos que presenten las empresas ofertantes que deseen ser adjudicatarias del suministro de módulos de una planta determinada

  2. Con esta especificación, enviar la petición de oferta a diferentes empresas suministradoras de paneles, para que presenten sus propuestas técnico-económicas para el suministro de los módulos fotovoltaicos necesarios.

  3. Elaborar un procedimiento para puntuar técnicamente las ofertas. En este procedimiento debe tenerse en cuenta especialmente el rendimiento de los paneles, pero también otros aspectos como la garantía de degradación, las referencias técnicas de la empresa suministradora, las referencias técnicas de los paneles, etc.

  4. Recibidas las diferentes ofertas, desechar las que no cumplan los requisitos técnicos contenidos en la especificación técnica

  5. Desechar las ofertas cuyo plazo de entrega exceda los plazos máximos de suministro que arriesguen el proyecto o que lo encarezcan por este motivo.

  6. Valorar las ofertas desde un punto de vista técnico, otorgando una puntuación técnica a cada una de las ofertas presentadas. Para esta valoración es necesario haber elaborado antes el procedimiento de valoración técnico y el mecanismo de puntuación.

  7. Valorar las ofertas desde un punto de vista económico, eligiendo de entre los ofertas presentadas aquellas que, habiendo obtenido una puntuación técnica mayor que un valor determinado, contengan las condiciones económicas más ventajosas.

Por supuesto, es posible seguir un proceso más simplificado, especialmente cuando se seleccionan módulos para plantas pequeñas. Pero incluso en estos casos, hay que tomarse muy en serio la selección de los módulos, y por ello, resulta del todo procedente seguir el proceso en 7 pasos detallado anteriormente.

Energiza.org

1 visualización0 comentarios